miércoles, 14 abril 2021
Inicio Artículos 6 videojuegos que marcaron nuestro 2020

6 videojuegos que marcaron nuestro 2020

2020 es historia, y como cualquier medio especializado en videojuegos que se precie, aquí en Pixel Critic venimos con una lista de lo mejor que nos ha dejado este año.

Bueno, en realidad no. Esto ya lo hicisteis vosotros.

Hemos estado pensando durante varios días sobre qué hacer a modo de resumen de este año tan caprichoso, y al final hemos terminado optando por hablaros un poquito cada uno sobre tres juegos que, de una manera u otra, han sido significativos durante 2020. Esto no es un top, una lista de mejores juegos ni nada por el estilo. De hecho, ni siquiera la mitad de títulos que mencionamos en este artículo han sido publicados durante 2020. Se trata de seis reflexiones cortas de nuestra relación con los videojuegos. Ni más, ni menos.

Hollow Knight – Eloi

6 juegos 2020 Hollow Knight

Como un buen acumulador de videojuegos sin tiempo, ninguno de los títulos de este 2020 se acercan, ni de lejos, al año que nos achaca. Pero reflexionando sobre qué títulos han marcado mi año, no puedo obviar tres experiencias marcadas por la nostalgia, la autorrealización y la perfección. La lista la abre, de manera merecida, Hollow Knight, aunque cabe decir que se ha tratado de la elección más complicada de las tres. Aunque ya lo había jugado anteriormente, este 2020 me ha dejado una de las experiencias más placenteras que he sentido desde que juego a videojuegos: completar el título de Team Cherry hasta el 112%. Se trataba de un objetivo personal que, tras horas de seguir guías y dar vueltas y más vueltas, me permitió ahondar aún más en un mundo que ya me encandiló nada más conocerlo.

No voy a dar demasiadas vueltas sobre un juego del que ya hemos hablado y que, a poco que nos conozcáis a Marc y a mí, sabréis de sobras que para nosotros es todo un referente. Y pese a haberse tratado de una segunda pasada en un mundo que ya había vivido no hace demasiado, la sensación de paz conmigo mismo y la satisfacción que me produjo cada minuto de las más de 40 horas que invertí hacen que pase por delante de otras grandes obras como NieR: Automata, que, sintiéndolo mucho se tiene que conformar con el cuarto premio.

Dark Souls III – Marc

6 juegos 2020 Dark Souls III

Cuando terminas una saga tan especial como es Dark Souls, su última entrega debe estar presente en una lista de este estilo, aunque se trate de la obra que menos me haya gustado. Porque sí, aunque cuenta con varias de las mejores peleas de la franquicia, niveles tan bien diseñados como la Catedral de la Oscuridad o momentos como la primera vez que presenciamos Irithyll, Dark Souls III es tan conservador y depende tanto de su legado que no se permite la frescura e innovación que sí vimos en Dark Souls II.

Con todo, es el final de un camino (a falta de poder jugar a Demon’s Souls…) que me alegro enormemente de haber recorrido. Ocho meses pasaron desde que empecé este título hasta que lo terminé, y en cierto modo representa lo que ha sido este 2020: un trayecto largo y costoso, que en muchas ocasiones no tienes ganas de experimentar y que genera frustración de vez en cuando, pero con varios momentos que, en el fondo, sí apetece recordar.

Rocket League – Eloi

6 juegos 2020 Rocket League

Si a mi yo de hace unos cinco años le hubiera pedido cuáles eran sus tres juegos del año, no te habría podido responder, ya que, durante mucho tiempo, para mi sólo existía Rocket League. Cuando salió gratis para PS Plus decidí probarlo, y tardé mucho tiempo en desengancharme de él. Y sabía perfectamente que, con la adquisición del juego por parte de Epic Games (y su posterior paso a free to play), terminaría volviendo a él. Y no tardé.

Aunque no fue hasta finales de año, no miento si digo que, probablemente, sea de los juegos a los que más he jugado en el 2020. Y es que, la mezcla de diversión y nerviosismo que me provocaba ha vuelto con creces y, además, con una propuesta que se adapta mejor a la actualidad y que te engancha más y más. Me dije a mi mismo en su día que sólo volvía a él para alguna partida ocasional, pero con este juego me es imposible. Y una cosa puedo decir con certeza: la evolución de Rocket League no ha traído grandes cambios, pero ha conseguido asentar aún más la fórmula y traer a las partidas sangre nueva. Y en un juego como Rocket League, esto es esencial y hace que haya vuelto para quedarse a mi biblioteca personal.

Persona 5 Royal – Marc

6 juegos 2020 Persona 5 Royal

Me gustan los juegos cortos. No tanto por falta de tiempo, sino más bien por la dificultad que me supone establecer un compromiso con una obra hasta llegar a su final. Me entran mucho mejor los títulos que puedes terminar en dos o tres sesiones de juego, experiencias cortas que van al grano con lo que quieren contar. Y es precisamente por esta particularidad que un juego de la extensión de Persona 5 Royal merece ser destacado.

La obra de Atlus es especialmente larga, superando el centenar de horas holgadamente. Pero esta extensión no es artificial ni forzada, sino que tiene una justificación detrás: hacernos conectar con su grupo de personajes. Personalmente no considero que la historia de Persona 5 Royal sea nada del otro mundo, pero no voy a olvidarme nunca de Morgana, Yusuke, Makoto y compañía. Todos ellos tienen una personalidad más o menos marcada y dos o tres rasgos que los definen, pero es en las interacciones de grupo, especialmente en las conversaciones del chat telefónico, donde afloran las bromas y micro conflictos que nos encandilan.

Además, la versión Royal incluye a Maruki, uno de los mejores villanos que me he podido encontrar en este medio y cuya historia merecéis conocer.

Bloodborne – Eloi

6 juegos 2020 Bloodborne

Cuando terminé Bloodborne supe que pasaría mucho tiempo hasta que descubriera un juego que me gustara tanto. Tras haber terminado la trilogía Souls (con sus más y sus menos), decidí que ya era un buen momento para meterme de lleno en un mundo muy similar, pero, a su vez, radicalmente diferente. Y, sin duda alguna, ha conseguido entrar en mi top 3 personal. Las buenas palabras que Marc le dedicaba a este juego cada vez que salía en la conversación se quedaban cortas, y es que, después de haber recorrido todos los parajes de los tres Souls, ves reflejada en Bloodborne la misma esencia, pero juntando lo mejor de cada propuesta.

El combate rápido, una mecánica de parry bien diseñada y un mundo muy rico y bien cohesionado hicieron de mi paso por Yharnam una gran experiencia, que no quería terminar. También cabe decir que aproveché para jugarlo durante el confinamiento domiciliario, hecho que hizo meterme aún más dentro del título, sirviendo cómo válvula de escape dentro de mi propia casa. Pero, pese al contexto que lo rodea, nada le quita a Bloodborne el título de mejor juego del año en mi cuenta personal, y su recuerdo sólo hace que generarme dudas, como qué juego conseguirá hacerme vivir una experiencia similar, y, sobre todo… ¿conseguirá Sekiro (el último título de FromSoftware que me queda por jugar) igualar mi paso por Yharnam? Puede que lo sepamos en 2021.

Crusader Kings III – Marc

6 juegos 2020 Crusader Kings III

Cuando estábamos dándole vueltas a hacer un top de juegos de este 2020 siempre me asaltaba la duda sobre si incluir o no Crusader Kings III en la lista. Y la razón es sencilla: CK3 no es que sea mi juego de 2020, es que va a ser mi juego de la próxima década.

Crusader Kings III es un refugio. Ese lugar por el que dejarse caer cuando uno necesita una desconexión de la realidad. Y puede parecer irónico cuando escribimos esto en un medio especializado en videojuegos, pero precisamente porque escribimos sobre ellos es tan difícil apartar la mirada productiva de nuestras sesiones de juego. Estamos siempre pendientes de qué provecho podemos sacar de cada título al que jugamos, de encontrar nuevas miradas, enfoques y lecturas, de encontrar algo, cualquier cosa, de la que nadie haya hablado todavía.

Y esta tendencia, muchas veces involuntaria, afecta nuestra relación con el medio. El videojuego es un medio cultural con un horizonte inimaginable de posibilidades expresivas que merecen ser exploradas y difundidas. Pero para muchos es también una vía de escapismo, y eso está bien. No debemos refugiarnos en este escapismo para huir de lecturas críticas de cualquier obra videolúdica, pero tampoco negar esta característica, vital para muchos, que define el medio. Y Crusader Kings III está en este artículo por recordarme esto.

Más leídos

es_ES