martes, 3 agosto 2021
InicioArtículosEster Franquesa: "Hay más juegos disponibles en catalán de los que son...

Ester Franquesa: “Hay más juegos disponibles en catalán de los que son jugados en el idioma”

Ester Franquesa es Directora General de Política Lingüística dentro del Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya desde 2013. Esta entrevista, grabada para el reportaje audiovisual “El catalán en los videojuegos, un camino por recorrer”, ha sido transcrita para ser publicada como una pieza individual y complementaria a la pieza en cuestión, y adaptada para facilitar la comodidad de la lectura.

Fotografía: Albert Llimós | EL 9 NOU


¿En qué ámbitos trabaja la Dirección General de Política Lingüística para fomentar la presencia del catalán en el videojuego?

El sector de los videojuegos es un ámbito que tiene déficit de presencia en el uso y en el consumo. Por lo tanto, la Dirección General de Política Lingüística procura trabajar en dos líneas: para promover que haya más oferta, más producción en catalán; y para promover también que los videojuegos que ya estén disponibles en catalán sean consumidos por los ciudadanos de Catalunya. En este sentido, son varias las acciones que llevamos a cabo, no solo desde la Dirección General de Política Lingüística, sino también desde el ICEC [Instituto Catalán de Empresas Culturales], que también forma parte del Departamento de Cultura.

Lo primero que hacemos es tener una línea de ayuda, en estos momentos y desde 2012, abierta a las empresas tecnológicas con una especificidad para promover que se incorpore el catalán en los videojuegos. Lo que preparamos para el 2021 es ya una línea específica solo para videojuegos, con el objetivo que sea más fácil no entrar, porque lo era hasta ahora, sino que realmente podamos hacer la difusión de una manera mucho más segmentada de las empresas que están haciendo videojuegos. Con una línea como la que ahora tenemos, cuando toca hacer difusión es un abanico demasiado amplio porque abraza todas las empresas digitales que incorporan el catalán. Por eso hemos decidido que a partir del 2021 segmentaremos y dividiremos en dos líneas este objetivo de promover la oferta.

“Estamos preparando una línea de ayudas específica para videojuegos de cara a 2021”

Ester Franquesa

Aquí podríamos añadir también el apoyo que desde el ICEC se da directamente a las empresas para que sean más competitivas con ayudas reintegrables o préstamos específicos. Lo que se hace desde el ICEC es una aportación importante para las empresas y hace crecer mucho la presencia del catalán en el ámbito de este sector. El 90% de los juegos que reciben ahora estas subvenciones reintegrables o con préstamos ya tienen incorporado el catalán, por lo tanto podemos decir que el crecimiento en estos últimos años ha estado bastando importante.

¿Y respecto a la promoción del consumo?

Para promover el consumo tienen que cumplirse dos requisitos: que la gente sepa que los juegos existen y que sepa que están en catalán. Lo que pasa muchas veces es que los consumidores conocen la existencia de los juegos, pero no saben que tienen disponible la lengua, o bien tienen el hábito adquirido de jugar en inglés o en castellano. Y, en cambio, hay bastante más juegos en catalán que los que son finalmente jugados. En estos momentos el 51% de los juegos que se producen en Cataluña están disponibles en catalán, el 19% si nos fijamos en el ámbito estatal, y es una cifra que queda bastante alejada del 6% de ciudadanos que juegan en catalán. Esto se explica por razones diferentes, como que hay gente que juega directamente en inglés o que prefiere jugar en castellano, pero lo que no querríamos que pasara sobre todo es que no jugaran en catalán porque no saben que es una opción.

Con dicha finalidad iniciamos VDJOC, una base de datos para facilitar la comunicación y el conocimiento de las empresas que están comercializando productos en catalán. La base de datos salió al mercado en plena pandemia, a finales de julio, con una compilación inicial de 50 juegos y un llamamiento a las empresas para que nos hagan saber cuáles son los juegos que ya tienen en catalán. Este llamamiento tenía un doble estímulo: si los videojuegos ya están en catalán, los incorporamos a la base de datos y haremos difusión; y si no lo están, si lo incorporan haremos difusión y además les ofreceremos estas ayudas o estas facilidades para que realicen el proceso de localización. Con esta idea, tenemos una base de datos que empezó con 50 videojuegos en julio y que a estas alturas ya tiene 66. En muy poco tiempo ha crecido, por lo tanto hay juegos que son comercializados en catalán y que ni nosotros mismos teníamos constancia.

Captura de pantalla de la base de datos VDJOC

¿Qué información habéis extraído de la elaboración de la base de datos?

La información que hay en VDJOC es muy completa, porque tenemos una ficha entera de cada juego, clasificado además por las categorías establecidas. Gracias a esto sabemos que los videojuegos en catalán se enmarcan sobre todo en los públicos infantiles y juveniles y en los géneros de aventura, de rol y de rompecabezas. Esto nos ayuda, de cara a diseñar las nuevas ayudas y a incorporar más juegos, a saber por dónde tenemos que insistir; por ejemplo, la oferta en los juegos de adultos es muy baja. Por lo tanto, si lo queremos compensar, tenemos que hacer una acción en este sentido.

Teniendo en cuenta el desequilibrio entre la producción en catalán y su consumo, ¿qué acciones específicas tenéis planeadas para promover el conocimiento de la existencia de videojuegos en catalán?

En estos momentos estamos definiendo una campaña de comunicación específica para videojuegos, a pesar de que a estas alturas todavía no sabemos qué dimensión tendrá. Una campaña que vaya más allá de lo que estamos haciendo ahora en difusión, con profesionales del sector que definan bien cómo tenemos que promover estos productos que ya existen y cómo tenemos que estimular que haya más por parte de las empresas. Esto lo definiremos este trimestre que tenemos entre manos y, si todo va bien, la lanzaremos en 2021, de manera asociada o encadenada con la campaña que también estamos preparando para los youtubers. Creo que los destinatarios muchas veces pueden ser incluso los mismos, una cosa lleva a la otra.

“El 51% de los juegos que se producen en catalunya están disponibles en catalán”

Ester Franquesa

La idea que tenemos es acompañar la campaña de una serie de acciones específicas, con la esperanza de que si la pandemia se desbrava, podremos cambiarlas por acciones más presenciales que no las que tenemos ahora. Lo estamos hablando con el ICEC, que tiene una entrada más fácil por la implicación que tiene con el tejido empresarial con las ferias donde hay el videojuego como protagonista o como sector que también participa, y también con el Institut Ramon Llull de cara al exterior, porque evidentemente se puede jugar a un videojuego en catalán desde cualquier punta del mundo. Todos los altavoces serán pocos. Antes de lanzar la campaña hablaremos también con el sector para ver si tal y como la preparamos les puede ir bien, porque si no, tampoco tendría ningún sentido hacer un gasto de dinero público que no revierta.

Algunos estudios de videojuegos catalanes mencionan dificultades burocráticas a la hora de acceder a las ayudas por la traducción al catalán, o bien consideran que no son rentables. ¿De qué manera planeáis la nueva línea de ayudas específicas para que sea más atractiva para los estudios?

Del 2012 al 2020 esta línea de ayudas es mucho más ágil, mucho más fácil y mucho más directa. Ahora todo es telemático, cosa que no era el 2012, y es muy sencillo, tanto de acceder como después de justificarlo. Lo que sí que es cierto es que, por el hecho que a estas alturas es una línea mucho más general, las características para acceder son también mucho más generales. En el momento en que tengamos ya una base específica para los juegos, nos adaptaremos mucho más a las necesidades de las empresas. En este momento lo que estamos haciendo es trabajar con ellas para ver cómo podemos establecer unas bases que sean cómodas y justas para la mayoría de las empresas.

Para poner un ejemplo diferente, pero que tiene cierto parecido: nosotros tenemos una línea de subvención para la traducción de obras de ensayo, y con el sector es con el que decidimos exactamente cómo podríamos hacer para establecer el tope máximo de importe económico y también el límite de peticiones por empresa, de modo que de entrada una empresa no se lleve toda la ayuda y podamos dar oportunidades a todas.

Otro tema es definir las características para decir si una ayuda entra por bases o no. Entrará, por ejemplo, lo que es la traducción o las necesidades de sistemas de vocalización, pero no la producción del vídeo. Lo que no podemos hacer es apoyar desde Política Lingüística, con una ayuda como esta, la producción del video. En este sentido, lo comparo con las películas: nosotros apoyamos a la subtitulación de películas, incluyendo incluso los instrumentos para poder incorporar el fichero en el sistema digital, pero no la producción de la película, y esto tiene que quedar muy establecido. A veces las empresas querrían ir un poquito más allá de la incorporación del catalán, y lo que tenemos que establecer es esto. En febrero seguramente lo tendremos ya listo y podremos comunicar los detalles.

Evolución del censo de empresas de videojuegos en España

Catalunya es la comunidad autónoma con más empresas de videojuegos del Estado, con un 28% del total, y también concentra el 53% de la facturación, de acuerdo con los datos del Libro Blanco de DEV de 2019, pero en cambio solo un 19% de los videojuegos producidos en España incorporan el catalán. ¿Cómo se explica esta diferencia?

La empresa catalana es muy potente en el sector del videojuego como lo es también, por ejemplo, en la editorial, pero no produce solo para Catalunya, sino que produce para toda España y para todo el mundo. Esto es natural y también es bueno para el país: es bueno que se hagan productos que puedan ser consumidos mucho más allá de tu territorio. No nos tiene que asustar porque haya mucha producción que sea consumida más allá de Cataluña y del dominio lingüístico catalán, sino que lo que tenemos que procurar es que todo aquello que realmente se consume aquí esté también disponible en catalán.

Además, el sistema digital, desde mi punto de vista, más que un problema es una oportunidad, te abre todas las fronteras. Lo que hace falta es hacer saber que es necesario, hacer saber que el consumidor lo quiere, hacer saber que es fácil y generar un poco de empujón con nuestras ayudas y nuestros sistemas para que esto sea factible.

Muchas veces las empresas no incorporan el catalán porque tienen un sistema cómodo con las lenguas que ya están utilizando y piensan que con las lenguas globales ya tienen suficiente. El paso lo dan cuando descubren que el cliente realmente quiere esta lengua, que es local pero que tiene un mercado grande, de 10 millones de hablantes o de 14 millones de habitantes. Porque el paso, desde el punto de vista económico y tecnológico, es relativamente pequeño. Es más una decisión empresarial que se tiene que tomar. Y hacer este clic, por así decirlo, es lo que nosotros intentamos generar con la argumentación y la ayuda económica para empezar.

“INCORPORAR EL CATALÁN EN UN VIDEOJUEGO, DESDE EL PUNTO DE VISTA ECONÓMICO Y TECNOLÓGICO, ES UN PASO RELATIVAMENTE PEQUEÑO”

Ester Franquesa

Tanto las interfaces de las consolas más actuales como las tiendas virtuales de juegos para consola u ordenador no incorporan el catalán como lengua de navegación. Algunos estudios señalan este elemento como una dificultad más para incorporar el catalán a sus videojuegos.

De hecho, yo creo que es al revés. Es decir, cuando la interfaz ya la tienes en catalán, el mismo usuario encuentra natural buscar qué videojuegos están disponibles en catalán. Cuando ya de entrada la interfaz la tienes en inglés o en castellano, entonces no buscas las otras lenguas. Esto pasa con las páginas web; cuando tú tienes por defecto una sola lengua, ya no vas más allá cuando buscas el producto. En cambio, si tú por defecto tienes disponibilidad de opción lingüística, vas más allá. Este es todavía un sector muy deficitario en este ámbito concreto, pero intentamos que el software sea todo en catalán y que las interfaces también lo sean.

Si miráramos unos cuántos años atrás, los ordenadores no hablaban ni tenían las tecnologías en catalán, y ahora lo que es extraño es que no lo incorporen. En estos momentos estamos en otro nivel, que es el de la voz, y lo mismo ocurre con algunos sectores como el de los videojuegos. Tenemos que romper esta barrera y tenemos que trabajar conjuntamente.

Idiomas disponibles en los videojuegos producidos en España en 2019

También tenemos que pedírselo a las empresas, no solo al Govern. El Govern tiene que dar apoyo, tiene que pedir que las empresas cumplan con las garantías de los usuarios y de los ciudadanos de Catalunya que tienen una lengua que es la propia, no solo la oficial. Pero las empresas también tienen que responder como fenómeno de mercado con estos clientes que tienen unas peticiones concretas para satisfacer estas necesidades, como lo hacen los que venden arroz, los que venden tomate o cualquier servicio turístico, que procuran prestar el servicio a demanda del ciudadano. Y el ciudadano de Catalunya mayoritariamente quiere los instrumentos también en catalán. Mayoritariamente, eh. Muy por encima de lo que tenemos los usuarios, los ciudadanos de Cataluña, como lengua habitual. Porque como lengua de uso más frecuente es muy elevado, nos estamos moviendo en un 70%.

Así pues, ¿no tiene que ser el Govern y sí la sociedad civil y el tejido industrial los que fuercen la presión para incorporar el catalán a las interfaces de consolas y tiendas virtuales?

Yo creo que las direcciones tienen que ser complementarias. El Govern lo tiene que hacer, pero la sociedad también. No tendría ningún sentido que el Govern pidiera a las empresas que hagan algún esfuerzo cuando el ciudadano ni lo necesita, ni lo quiere, ni le corresponde. Lo que sí que tiene sentido es que trabajemos de manera compaginada, cada cual con su responsabilidad y sus instrumentos, pero con el mismo objetivo. Si los ciudadanos nos dicen, como nos están diciendo, que sí que quieren que el catalán esté, nosotros podemos actuar con más fuerza. Si el ciudadano, cuando tiene un juego y puede jugarlo en catalán, lo juega en castellano o en inglés, queda registrado. Ocurrre lo mismo con los sistemas operativos de los móviles. Si no lo tienes en catalán, la empresa no te computa como persona que quiere el catalán y que lo está utilizando, y por tanto es una demanda que no estás haciendo.

Yo creo que tenemos que ir un poco a la vez. Las empresas tienen que corresponder, el ciudadano como sociedad tiene que hacer saber esta demanda y el Gobierno tiene que ayudar. Son tres líneas que tendrían que ir confluyendo. Con fuerzas diferentes, con instrumentos diferentes, pero si no vamos a la vez, difícilmente al final llegaremos al objetivo que queremos. Solos no lo podemos hacer.

Más leídos

es_ES