miércoles, 14 abril 2021
Inicio Artículos Level Up y Barcelona: una apuesta transversal para el desarrollo indie

Level Up y Barcelona: una apuesta transversal para el desarrollo indie

En el sector del videojuego español, más allá de los estudios de más renombre y los juegos con mayor reconocimiento nacional e internacional, cada vez empiezan a erguirse con mayor frecuencia y personalidad propia los proyectos de incubación y aceleramiento del desarrollo. Si nos ponemos a buscar y hacer recuento, actualmente dentro del sector destacan y ya son reconocidas iniciativas de alcance global como PlayStation Talents o PlayStation Talents Games Camp, además de otras propuestas más localizadas, como son los casos de GameBCN en la capital catalana, Demium Games en Madrid o Lanzadera en Valencia. Y aunque el número de incubadoras ya es remarcable, el nacimiento de nuevos proyectos similares es una tendencia que va al alza.

Pese a que su popularidad va creciendo y que la variedad ya es admirable, hallándose repartidas a lo largo y ancho del territorio nacional, según el Libro Blanco del Videojuego Español solo el 37% de los estudios nacionales han pasado por un proyecto de este tipo, dejando cerca del 65% del total fuera de estas iniciativas. Dichos proyectos centran su labor en ofrecer becas a estudios independientes que, durante una media de 10 meses y medio (según recoge el Libro Blanco), se dedican íntegramente a trabajar en un título que, al terminar el proceso, se presenta a publishers que puedan interesarse por el producto final.

Foto de família de GameBCN (2018), incubadora que suma ya cinco ediciones / Foto: GameBCN

Con cinco ediciones exitosas a sus espaldas, GameBCN es una de las incubadoras de mayor trayectoria en el panorama nacional. Ubicada en el antiguo Canódromo de la ciudad (dónde se celebraron las dos primeras ediciones del Indie Dev Day), esta iniciativa lleva impulsados más de una treintena de proyectos en su lustro de vida, entre los que destacan Etherborn, Endling o Aragami, por poner algunos ejemplos.

Pero, pese a tratarse de un proyecto ya consolidado y que además cuenta con el soporte de instituciones importantes como el ayuntamiento de la capital catalana o la misma Generalitat, no llega a abarcar, ni de lejos, todas las necesidades del desarrollo indie de la comunidad. Y es precisamente para aportar más luz y oportunidades a todos los sitios a los que no llega GameBCN que nació hace ya unos años Level Up Game Dev Hub, que este año encara, por primera vez, la creación de un espacio destinado a la preincubación, nacimiento y desarrollo de aquellos proyectos que puedan aspirar a otros procesos de incubación y refinamiento del producto en un futuro.

Oficinas Level Up
Entrada de las oficinas de Level Up en Barcelona / Foto: Level Up

Level Up: un seguimiento constante

“Estamos en contacto habitualmente con la gente de GameBCN, pero nosotros nacemos con otro objetivo: favorecer la transición entre el desarrollo académico y los estudios indie”. Así definía Level Up Roger Montserrat, director de la preincubadora, que añadía que el proyecto pretende “convivir con estas otras propuestas, acompañar a los estudios en su maduración y prepararlos para, quien sabe si en un futuro, poder participar en dichas incubadoras”. Montserrat, como desarrollador y persona curtida en el sector, ha creído necesario apostar por crear un proyecto así, “único en el territorio nacional”, debido a que “incubadoras como GameBCN buscan proyectos mucho más madurados, y realmente hay mucho camino a recorrer antes de llegar hasta estas iniciativas“, explica el director.

Espacio de coworking del que dispone Level Up en la capital catalana / Foto: Level Up

Para dar respuesta a esta necesidad, desde Level Up se apuesta por un proyecto de corta duración, acotado en lo que respecta a equipos y con un desarrollo muy natural para “favorecer la tutorización y el seguimiento y, sobre todo, minimizar los riesgos de fracaso que se pueden dar en estas fases del desarrollo. Lo importante es que los estudios que se formen puedan llegar a encajar en el mercado y en la situación actual del sector”, afirma Montserrat. Para ello, las inscripciones a este proceso siguen vigentes hasta el próximo domingo 14, fecha señalada para todos aquellos estudios que se estén planteando entrar a la iniciativa que dará comienzo el próximo 1 de marzo. “De momento no podemos dar datos seguros de solicitudes recibidas, ya que hay mucho interés, pero muchas personas aun se lo están planteando debido a la situación sanitaria”, explica.

Precisamente para combatir el miedo y las inseguridades, recientemente se han aplicado unos cambios importantes en los requisitos: la formación será íntegramente online y se pueden presentar candidaturas incluso de fuera de la capital catalana (aunque implica no poder optar a la beca de 2.500 euros que se ofrece). “Solo podemos aceptar un total de seis equipos en esta primera convocatoria, pero consideramos que, para ser el primer año, es todo un éxito, ya que durante seis meses todos ellos podrán dedicarse a desarrollar propuestas que permitan desembocar en proyectos y demos interesantes”, dice el director de Level Up.

Mentores Level Up 1
Algunos de los mentores que participarán en la primera edición de Level Up

Y es que, según su punto de vista, iniciativas como estas cada vez son más necesarias para asegurar un correcto desarrollo del mercado nacional de videojuegos. “En España hay mucho talento y muchas ganas de crear, que es lo importante, pero el problema que tenemos es que no hay suficientes posibilidades y mucha gente termina yéndose al extranjero para poder trabajar“, lamenta Montserrat. “Nosotros queremos apostar por proyectos que tengan un importante peso cultural y narrativo para combatir el modelo freemium y los videojuegos para móviles sin profundidad, que cada vez van a más. Queremos crear marcas y nombres propios“, sigue el director de la preincubadora.

Combatir la fuga de talento, apostar por fortalecer el desarrollo nacional o incluso trabajar para convertir Barcelona en la capital del videojuego indie. Level Up aparece en escena para “aportar nuestro granito de arena y para dar alas al espíritu creativo”, y, a través de un programa de mentores especializados en el sector, apuesta fuerte por el talento más joven. “El mundo indie es un mundo especial y tiene unas necesidades específicas, y lo mejor en este caso es apostar por una plataforma común en la que se puedan compartir recursos y conocimientos para que nadie esté solo y sin ayuda”, concluye Roger Montserrat. Y es que, en esencia, aunque el paso del mundo académico al mundo laboral es de los más complicados en cualquiera de los sectores profesionales, con propuestas como la de Level Up, aquellos desarrolladores con ganas y creatividad, tienen un aliado y un mentor a su lado.

Eloi Puigferrer Grau
Periodista. Lo encontrarás entre páginas de periódico y pelotas de béisbol, pero siempre con un mando a mano y con ganas de hablar de videojuegos.

Más leídos

es_ES